CASTILLO

Desde una cota de 750 metros de altitud, el castillo domina poderosamente una amplia zona de cerros y de valles que circundan su emplazamiento; limitado por lejanas sierras sobre las que se vislumbran aún las atalayas que sirvieron de enlace con las otras fortalezas de la zona. 

El emplazamiento del castillo sería probablemente el de un castro prerromano, habiendo sido ampliado en la Edad Media por los musulmanes y posteriormente por los cristianos.

Ligeramente separada, debajo del castillo, por su ladera norte, existe una cueva de bastante capacidad, que probablemente tuvo relación con éste. Desde el pueblo hay un camino de acceso que sube hasta la cumbre entre dos filones paralelos de cuarcita.

Emplazado este castillo en la provincia de Ciudad Real, fue desde remotos tiempos un lugar importante en las comunicaciones de la zona.

El Campo de Calatrava fue el escenario de los grandes conflictos militares del siglo XII. En época de Taifas las tropas mercenarias aumentaron su poder y la militarización del territorio. Las fortalezas de Calatrava y Caracuel se convirtieron en centros de encuadramiento territorial, desde donde se articulaba la defensa del territorio circundante y de la población asentada en el mismo con consecuencias en la conquista cristiana y repoblación posterior.