SIGLO XVIII

Siglo XVIII.

Las actividades rurales: agricultura de cereales y la ganadería lanar, eran el eje fundamental de la economía y esto se acentuaba por la vida decadente de las ciudades.
Ignorancia, atraso, inmovilismo, comercio poco desarrollado y localista caracterizaron esta época.

En 1770 se tiene constancia de que en esta villa ya se celebra la festividad de San Blas como patrón. Tres vecinos voluntarios toman oficio de capitán, alférez y sargento y gastan cada uno cien reales para misa, procesión, sermón, para cera y refresco de que resulta un corto ofertorio. Hay función de ánimas.